lunes, 16 de noviembre de 2009

El Codigo de Hammurabi


La estela del Código de Hammurabi, como fuente epigráfica de valiosa importancia, nos ofrece en escritura cuneiforme las 282 leyes de la antigua Siria.
La estela fue encontrada en Susa, a donde fue llevada como botín de guerra en el año 1200 a. C. por el rey de Elam Shutruk-Nakhunte. Actualmente se conserva en el Museo del Louvre (París).
En ella encontramos un relieve del rey Hammurabi en presencia del dios Shamash, que se encuentra entronizada y sobre un escabel reivindicando su divinidad.
Esta divinidad de la justicia, dicta las leyes a Hammurabi.
Esto supone el primer código de leyes de una sociedad organizada y legislada, en el que se aprecia una constante, la ley del Talión.

Nos encontramos ante un documento escrito de gran importancia ya que fue en Mesopotamia donde comenzó a desarrollarse la escritura, a raíz de una sociedad agraria que necesitaba sistemas de contabilidad.
Es la llamada escritura cuneiforme por la ejecución de sus signos en forma de cuña.
Sabemos que se trata de la primitiva escritura cuneiforme por su disposición de arriba a abajo.
Pero la verdadera importancia reside en que el código unifica de algún modo toda la legislación existente en las ciudades del imperio babilónico.

Supone un gran avance para la civilización ya que lo que pretende es establecer un conjunto de leyes que se pudieran aplicar a todos los casos y mantener un orden legislativo.
Nos muestra las leyes que regulaban los asuntos de la vida cotidiana, como el comercio, los alquileres, salarios, o como en el fragmento que analizamos el trabajo en la construcción.

En el código, las leyes de la 228 a la 233, se habla sobre los deberes y castigos referentes a la construcción de viviendas, ya que se diferenciaba entre los artesanos que construían las casas, menos considerados, y los que construían los templos, que poseían una inspiración divina.
Así pues si no se cumplían las funciones, o si se cometía un delito o error se debía pagar con el mismo precio lo que se había destruido o se había hecho mal, vemos aquí la ley del talión.
Entonces vemos como ‘‘si se causa la muerte de un esclavo del propietario de la casa, dará esclavo por esclavo al dueño de la casa’’. (ley 231).

Por otro lado el código nos muestra un reflejo de la sociedad del momento al citar, aunque en forma de leyes, los delitos mas frecuentes de la época .
Al mismo tiempo nos muestra la importancia de la religión en la cultura mesopotámica al ser las leyes un documento legado por los dioses y por tanto divino.


BIBLIOGRAFÍA

Arte Egipcio y del Próximo Oriente.
Manuel Bendala, Maria J. López Grande.
Historia 16, 1996. Madrid.

El arte en el Próximo Oriente Antiguo.
Consuelo Gómez López.
Jc, 2006. Madrid.


BIBLIOGRAFÍA AMPLIADA

http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd98/HisArtLit/01/hammurabi.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada